"Siempre autónoma. Por mi patria educaré."
Bienvenido(a)
UASLP

Informes:

Dr. Alberto Ruiz Mondragón

Contacto:

betoruizm74@gmail.com

beto_ruiz@yahoo.com​


MEDICINA DE URGENCIAS

La Medicina de urgencias es la especialidad médica que se enfoca en la detección, manejo, docencia e investigación del paciente con patología o proceso que de forma aguda comprometa algún(os) órgano(s), un sistema y/o la vida.

 

Fue en 1960 cuando las regulaciones sanitarias de los Estados Unidos de Norteamérica solicitaron la reglamentación de los servicio de emergencia en las diferentes instituciones de salud y ocho años después, se crea el American College of Emergency Physicians (ACEP). El primer programa de residencia de especialización en Medicina de urgencias fue avalado por la Universidad de Cincinnati en el mes de julio de 1970 y la creación del Consejo de Certificación respectivo, promovido por la ACEP fue en 1975. En septiembre de 1979 este ejercicio de la profesión fue reconocido como una especialidad médica por el Consejo Americano de Especialidades Médicas. Habiendo tenido una amplia extensión en otros países, se funda la International Federation for Emergency Medicine (IFEM) en octubre de 1991.

 

En nuestro país esta especialidad empezó a impartirse en 1985 a 15 alumnos con la denominación de Urgencias médico-quirúrgicas, en el entonces Departamento del Distrito Federal con sede en el Hospital General Balbuena.

 

Habiéndose fundado en 1989 la Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencias A.C., en 1991 se extiende la especialidad al Instituto Mexicano del Seguro Social, teniendo como sedes en provincia las ciudades de Monterrey, Ciudad Obregón, Torreón, Hermosillo, León, Guadalajara, Puebla, Veracruz y Mérida. En la ciudad de México el Hospital General Regional Nº 25, Hospital General del Centro Médico Nacional "La Raza", Hospital General de Zona "Los Venados", Hospital General de Zona Nº 8 y Hospital General Regional "Gabriel Mancera".

 

En 1992 se constituye el Consejo Mexicano de Medicina de Urgencias A.C., y el 18 de octubre de 1999 la Academia Nacional de Medicina, la Academia Mexicana de Cirugía y el Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas (CONACEM) le otorgan el aval de idoneidad.

 

La iniciación de la residencia médica en esta especialidad por parte de la Secretaria de Salud tuvo lugar en 2002 con sede en el Hospital General "Manuel Gea González" y dos años después empezó a impartirse en el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en tres sedes: Hospitales Regionales "Adolfo López Mateos", "1º de Octubre" e "Ignacio Zaragoza".

 

En la actualidad existen en el país cerca de 25 unidades médicas para cursar esta especialidad en las principales instituciones de salud pertenecientes al IMSS, ISSSTE y la SSA-GDF.

 

Diversas instituciones de educación superior otorgan el reconocimiento académico a esta especialidad: el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad Autónoma de Yucatán, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Universidad de Guadalajara y la Universidad Nacional Autónoma de México. Y desde el año 2012, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí integra a sus planes de posgrado esta especialidad.

 

Existen dos sociedades médicas de la especialidad: la Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencias y la Asociación Mexicana de Medicina de Urgencias que están afiliadas a diversas organizaciones internacionales en este campo, como son la Internacional Federation for Emergency Medicine y la World Association for Disaster and Emergency Medicine.

 

El órgano certificador de estos especialistas es el Consejo Mexicano de Medicina de Urgencias A.C. que hasta la fecha cuenta con 588 médicos certificados.

 

En el transcurrir del tiempo nuestro país se ha visto involucrado en diversos cambios trascendentales en los que la medicina no ha estado ajena. La política y economía mundial y nacional, así como la transición epidemiológica que de acuerdo con las estadísticas de morbimortalidad nos revela un traslape entre procesos crónico-degenerativos, infecto-contagiosos y los propios de la modernización como son los accidentes y la violencia, hacen necesario la formación de estos especialistas para brindar una atención integral que se adapte a la evolución de nuestro tiempo; es ahí donde esta especialidad adquiere su trascendencia, al formar personal de salud capacitado para responder a la diversidad de circunstancias que pueden comprometer de forma aguda la salud de nuestra población.

 

Los datos estadísticos revelan que una de cada dos personas durante alguna etapa de su vida requerirá ser atendida en un servicio de urgencias, sea por alguna agudización de su enfermedad general o por padecimientos derivados de condiciones violentas. Es este médico especialista competente, auxiliado por los recursos tecnológicos y físicos apropiados, quien brindará una rápida, oportuna y eficiente atención, ofreciendo una toma correcta de decisiones para limitar el daño, disminuir las secuelas, acortar el tiempo de convalecencia e, inclusive, en los casos que lo ameriten, permitir una muerte digna apegado a las normas éticas establecidas por la sociedad.

 

El especialista en Medicina de urgencias es el pilar de este servicio asistencial, al dirigirlo y establecer los estándares de calidad que se requieren con base en la jerarquización de los problemas más graves de salud.

 

De acuerdo con los datos proporcionados en 2004 por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en la República Mexicana se proporcionó un total de 256,736,250 consultas médicas en el sistema nacional de salud, de las cuales 25,449,405 fueron otorgadas en los servicios públicos de urgencias, más 1,287,209 que se suministraron por instituciones privadas, por lo que en los servicios de urgencias se dio un total de 26,736,614 atenciones que representaron el 10.4%. Según estas cifras, el 26% de la población nacional requiere anualmente ser atendido en un servicio de urgencias y se calcula que para el 2006 se otorgarán 27, 129,015 consultas en estos servicios.

 

En la actualidad existen programas ya establecidos como en vías de implementación para cursar la especialidad de Urgencias en múltiples países de los diversos continentes; en el continente americano: en los Estados Unidos de Norteamérica, Canadá, México, Colombia, Perú, Panamá, Argentina y República Dominicana, entre otros países; en Europa: en España, Francia, Polonia, e Inglaterra; y en Asia-Oceanía: en Hong Kong, Taiwán y Australia.

 

La Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS), ofrece entre 145 y 200 plazas anuales para un promedio de 836 aspirantes a escala nacional, y en virtud de las necesidades del país se espera que en los próximos años esta oferta se incremente.


OBJETIVO GENERAL DEL CURSO DE ESPECIALIZACIÓN

Formar un médico capaz de ejercer la práctica de la medicina de urgencias, con los conocimientos, la calidad técnica, la ética profesional y el humanismo que requieren para la atención del paciente con riesgo inmediato de perdida de la función o la vida.


  • Mediante el aprendizaje participativo, el alumno tendrá la preparación necesaria para comprender los mecanismos de las enfermedades en su etapa aguda y dispondrá de los conocimientos, habilidades y destrezas necesarios para el diagnóstico y manejo de los problemas de salud que se presentan en la práctica de medicina de urgencias, elaborando para ello su propio conocimiento.
  • Mediante el análisis y la crítica, el alumno podrá desarrollar la aptitud clínica requerida para resolver casos clínicos problematizados con enfoque a la patología aguda y así enfrentarse a la resolución de la patología de urgencias.​

PRINCIPIOS BÁSICOS

Desde el punto de vista sociológico estamos ante un cambio importante y constante lo cual incluye a la medicina de urgencias. Lo anterior representa el rasgo dominante de la sociedad que ha mostrado estar dotada de gran potencialidad innovadora cuyos logros se precipitan inconteniblemente, siguiendo el ritmo creciente de las necesidades y anhelos de la comunidad humana. La amplitud del significado de lo moderno permite sostener que se trata de todo un proceso real y complejo, en el que van cambiando las bases económicas, la estructura social, la organización política, el universo cultural e ideológico, e innovando los saberes científicos y procesos tecnológicos.


Por las condiciones históricas en que se realiza esta evolución, por los factores que intervienen en ella y los objetivos que persigue, así mismo por las modificaciones que produce y las metas que se propone, entraña un proyecto más complejo de transformación cualitativa de la sociedad global, en la cual la educación desempeña un papel imprescindible.


Las relaciones recíprocas entre la sociedad, la ciencia y la tecnología en esta era del conocimiento, que convergen y se condensan en los procesos productivos, constituyen los fundamentos y logros de una nueva educación superior que al realizarse, da a quien la recibe preparación tecno académica en diversos campos, regula la distribución del saber disponible y transmite deliberadamente habilidades y valores, lo mismo que formas de cultura y normas de comportamiento requeridas por el sistema social al que pertenece.


En el terreno de la salud se ha generado, en consecuencia, un importante desarrollo científico y tecnológico que, aunado a las transformaciones sociales e institucionales, han hecho que el ejercicio de la medicina actual sea cada vez más complejo. El médico especialista se encuentra en un medio donde el conocimiento se transforma día a día y la existencia de un vigoroso desarrollo de nuevas tecnologías, le plantea el imperativo de renovar su formación académica con el fin de alcanzar un perfeccionamiento que le permita conocer, comprender, valorar y aplicar los progresos tecnocientíficos en beneficio de sus pacientes.


En este contexto de la era del conocimiento, donde sobresale el fenómeno de la globalización, la Medicina enfrenta nuevos retos y desafíos, pero también nuevas oportunidades en la realización de sus fines académicos dentro del cumplimiento de sus funciones educativas.


Ante la realidad del incremento explosivo del conocimiento médico en todos sus campos profesionales, y el notable progreso de la tecnología diagnóstica y terapéutica de las enfermedades, aunados a la creciente y válida exigencia de la sociedad de recibir servicios de calidad en la atención a sus problemas de salud, nos hemos propuesto continuar mejorando nuestro sistema de salud, formando por primera vez en el Estado de San Luis Potosí, médicos especialistas en Medicina de Urgencias con la finalidad de responder a las nuevas y previsibles demandas educativas y a su vez sociales.


Fue con base en estos principios y ante la dinámica realidad sociocultural, un amplio y riguroso proceso multi metodológico de evaluación del PUEM, así como del programa de la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional para adecuar las necesidades de salud en el ámbito de la medicina de urgencias de ciudades de provincia con segundo nivel de atención pero también con un buen conocimiento de patologías y formas de actuar en ciudades con hospitales de tercer nivel de tal manera que los efectos curriculares que participan en la educación médica de posgrado sean aplicables a cualquier ciudad de nuestra nación y fácilmente transpolables al resto del mundo en cuanto a lo concerniente a la medicina de urgencias.


Tomando en cuenta estudios educativos acerca de las competencias de los especialistas en Medicina de Urgencias basaremos nuestro plan académico en estrategias medibles para reforzar debilidades logrando así una mejora continua en el quehacer docente.


Resultados adicionales de este amplio ejercicio de análisis y reflexión, conjunto interrelacionado de conceptos académicos, proposiciones pedagógicas, disposiciones didácticas y normas administrativas se trata de seguir en el presente programa dando énfasis a la alternativa de Aprendizaje basado en problemas, pero no dejando todo el peso sobre ello, pues conocemos que ante una fuerte carga académica el tiempo se agota, además de requerir un número elevado de tutores y revisores personalizados. De tal manera que algunos temas puedan ser abordados como caso clínico problematizado y otros que son puramente teóricos sean observados de una manera expositiva.


 Por lo anterior, nuestros objetivos durante la elaboración del programa son los siguientes:


  1. La fundamentación académica con base en las funciones profesionales sustantivas del médico, cuyo ejercicio conduce a una práctica médica de calidad; esto es: la prestación de atención médica, el desarrollo de la investigación y la labor educativa que realizan profesores y alumnos;
  2. La metodología de enseñanza centrada en la solución de problemas, que favorece en los alumnos la adquisición del hábito y la habilidad necesarios para razonar crítica y reflexivamente ante los problemas de salud en su campo profesional;
  3. El establecimiento de las cualidades profesionales y académicas idóneas que debe reunir el profesor de especialidades médicas, así como los requisitos que deben cumplir las sedes hospitalarias en términos de su infraestructura y organización asistencial y docente;
  4. Las acciones de formación pedagógica y didáctica de los profesores, que logran convertirlos en auténticos facilitadores del aprendizaje significativo de sus alumnos;
  5. La administración de Exámenes Departamentales objetivos, estructurados a partir de la presentación textual de casos clínicos que exploran diferentes problemas de conocimiento y ponen a prueba diversas habilidades de razonamiento médico que debe poseer el alumno para atender los problemas inherentes a su especialidad, y que cada año se incrementa su aplicación en computadora; y
  6. Los ciclos de visitas de supervisión y seguimiento a las sedes hospitalarias del curso de especialización en medicina de urgencias generarán recomendaciones importantes referentes a las mejores condiciones que debe reunir cada sede en aspectos relativos a la atención médica y a la docencia de posgrado.


Por otro lado tratando de tener un enfoque basado en competencias profesionales, las cuáles por su importancia habremos de aceptar como el gran compromiso que la especialidad en medicina de urgencias de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, la Facultad de Medicina y el instituto Mexicano del Seguro Social asumirán por convicción en la próxima década, en aras de formar Médicos Especialistas Urgenciólogos capaces de desarrollar una práctica profesional competente, con un profundo sentido humanista y vocación social de servicio, que garanticen mejores niveles de salud para la población tanto potosina como mexicana y nos prepare, como estado y país, para afrontar los retos del futuro con alto nivel académico y competitividad profesional.


METAS

Corto Plazo:

 

  • Alcanzar el reconocimiento dentro del Programa Nacional de Posgrados de Calidad.
  • Impulsar la vinculación con otras dependencias de educación superior que fortalezcan el perfil de egreso de los estudiantes.
Mediano Plazo:

 

  • Posicionarse como uno de los mejores programas de posgrado en la especialidad de Medicina de Urgencias, con reconocimiento a nivel nacional, que cumpla con los estándares de calidad propuestos por los organismos evaluadores, que atraiga estudiantes nacionales y extranjeros y que fomente nuevas líneas de generación y aplicación del conocimiento.
  • Incrementar el desarrollo de los programas de investigación clínica en Urgencia Hospitalarias cuantificado mediante el incremento en la producción científica del grupo de investigación.

Largo Plazo:

 

  • Avanzar en el grado de consolidación en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC), para incrementar la calidad en base a la mejora continua y la innovación, utilizando los medios e infraestructura actuales y gestionando la incorporación de otros, promoviendo la cooperación y vinculación con otros sectores de la sociedad y avanzar en áreas detectadas como oportunidad para fortalecer el posgrado, con el compromiso de la Facultad de Medicina y de la UASLP.
Información Adicional
Enlaces Relacionados
Programas Institucionales
Accesos

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Av. Venustiano Carranza 2405 Colonia Los Filtros, C.P. 78210 Tel. (444) 8262300 ext. 6619 San Luis Potosí, SLP medicina@uaslp.mx
© Todos los derechos reservados.

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Av. Venustiano Carranza 2405 Colonia Los Filtros, C.P. 78210 Tel. (444) 8262300 ext. 6619 San Luis Potosí, SLP medicina@uaslp.mx
© Todos los derechos reservados.